Si mi padre levantara la cabeza…


Todo va tan deprisa…

En primer lugar, se alegraría mucho de verme.
No conocería la ciudad donde vivió toda su vida. Mi padre nació en 1918, y el mejor coche que condujo nunca fue un Hispano Suiza como éste:
Cuando murió, en 1993, apenas si existían teléfonos móviles. A él y a mi nos sorprendía poder enviar un FAX. Ahora nadie envía faxes. Sólo emails, sms, whatsapps.

A mi padre le gustaba la tortilla de ajos tiernos (de éso aún hay), jugar al dominó con los amigos, y hacerse el lazo de la corbata mejor que el Duque de Windsor.

Si viera un smartphone no lo entendería, si viera a sus nietas ¿las entendería?, si viera a mi perro lo entendería.

No le gustaría mucho la España que hay ahora, pero se pondría la corbata, se tomaría un bocadillo y se sentaría a hacer plácidamente la siesta para después contarte un buen chiste.

Cualquier tiempo pasado no fue mejor, nuestra época es el ahora. No hay que añorar nada.

Ahora me toca a mi ser el padre.

Anuncios

  1. El tiempo que vivimos es apasionante: no soy excesivamente vieja y sin embargo la vida de hoy no tiene nada que ver con la de hace sólo 15 años. Es una revolución tecnológica, física y social. Somos testigos de unos cambios trascendentales, eso es un privilegio. Otra cosa son las víctimas que, como en toda revolución, sufren. Es inevitable y doloroso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s